Grapes
 

Manipular Con Cuidado


No se puede elegir mejor que las uvas de California. Nuestra fruta de la vid local se produce y se cosecha con el mayor cuidado a los detalles. Desde un adecuado contenido de azúcar, racimos y frutas de tamaño apropiado, y uniformidad y color de las frutas, cada uno de los aspectos de la producción es supervisado detalladamente de principio a fin.

Cuando llega el momento de enviar la uva de California a los mercados a través del mundo, todas las fases de empaque y transporte también están diseñadas para asegurar que nuestras uvas lleguen a los consumidores como acabadas de cosechar.

Empaque

Trabajadores calificados con años de experiencia cuidadosamente separan las uvas de la vid, seleccionando los racimos de calidad y madurez antes de recortar las frutas pequeñas y dañadas del racimo. Estos racimos son nuevamente inspeccionados antes de ser empacados en contenedores de transporte para garantizar aún más la calidad y la consistencia.

Almacenamiento en Frío

Poco después de que las uvas son cosechadas y empacadas, estas son enfriadas rápidamente para eliminar el calor de campo y son ubicadas en almacenamiento en frío. Esto ayuda a mantener la frescura y a minimizar la pérdida de agua. La temperatura y la humedad están bien controladas dentro de un rango de 30 ° -32 ° Fahrenheit (-1.1° a 0° Celsius) y de 90-95% de humedad relativa.

Transporte frío

La mayoría de las uvas de California frescas se movilizan a través de los Estados Unidos en camiones frigoríficos, ya sea por carretera o ferrocarril. Las uvas exportadas a los mercados internacionales se envían en contenedores refrigerados o por transporte aéreo. En ambos casos, una instrumentación sofisticada asegura una temperatura constante durante todo el viaje.